¿Quién es tu ardilla?

Domingo, 23 Noviembre 2014, 11:27 | Categoría : Relaciones, Superación Personal
Etiquetas : , ,

¿A qué le tenes miedo?

Esta mañana fui a correr a un lugar que me encanta porque está lleno de ardillas que se cruzan en tu camino y te acompañan mientras haces ejercicio. Casi al final de mi recorrido vi a una niña de unos 5 o 6 años que gritó desesperadamente asustada cuando una pequeña ardilla se le acerco con curiosidad y ganas de jugar.  Su grito fue igual al que yo hubiera dado si se me hubiera acercado un gran perro rabioso.

Me quedó claro que la niñita nunca había visto una ardilla y esa fue la razón de su gran temor.  Y eso me puso a reflexionar sobre cuántas cosas como mujeres de 40 y más quizá nunca hemos visto, nunca hemos vivido, nunca hemos experimentado, y precisamente por eso sentimos un gran miedo cuando llegan a nuestra vida.

¿Cuáles son nuestras ardillas?

Si toda tu vida has vivido relaciones tóxicas, en las que tus parejas han sido agresivas física o emocionalmente, el día que llega a tu vida un hombre juguetón, que realmente desea conocerte como mujer, crecer contigo, compartir y disfrutar la vida juntos, es posible que reacciones con desconcierto y hasta con desconfianza.

Si tu “normal” hasta ahora ha sido trabajar para empresas a las cuales solo les importa tu desempeño y nunca se han preocupado por tu desarrollo profesional, y un día llega a tu vida un jefe (o una jefa) que busca crear un ambiente propicio para que sigas creciendo en tu carrera, no dudo que tu sentimiento inicial sea de cuestionamiento y rebeldía.

Si estas acostumbrada a ser la amiga que siempre organiza las reuniones, las cenas de Navidad y los convivios de generación y un día alguien toma la iniciativa de quitarte ese peso de encima, existe la posibilidad que te sientas invadida y hasta traicionada.

Por eso te invito a que antes de que pegues un grito de susto o frustración que haga huir a ese hombre, a ese jefe o a esa amiga, reflexiones sobre lo que realmente está sucediendo.

Aún a los 40ymás NO LO HEMOS VIVIDO TODO y es normal que cuando una situación nueva se presenta en nuestra vida nos de algo de miedo.  Ese escenario es como una ardilla que se acerca en toda bondad con la oportunidad de jugar con ella, de reír con ella y de disfrutar con ella.

Porque finalmente la vida es para eso: ¡para disfrutarla!

¿Cuál es tu EXTRA?

Jueves, 9 Octubre 2014, 11:11 | Categoría : Superación Personal
Etiquetas : , ,

¿Qué es lo que hace que un día ordinario se convierta en extraordinario? ¿Cuándo recibes una buena noticia? ¿Cuándo sucede algo inesperado? ¿Cuándo ves a alguien muy querido?

Tu hija mayor te dice que va a tener un bebé…  te invitan al concierto de tu cantante favorito… tu amiga que vive lejos te visita.

Los anteriores son eventos que pueden hacerte sentir que tu día es extraordinario, fuera de lo común, ¡un día verdaderamente especial!

¿Pero son los eventos en si los que son extraordinarios o es TU forma de apreciar esos acontecimientos lo que los hace extraordinarios?

Tener un nieto es para ti algo extraordinario, pero quizá para la mamá de tu yerno no lo sea ya que no le gustan los niños pequeños.  Tu cantante favorito no es el cantante favorito de tu pareja así que ir a ese concierto no es precisamente extraordinario para él.  Tu amiga viene de visita pero se va de nuevo en unas horas, y el que se vaya es un suceso triste y no extraordinario.

¿Te das cuenta? Lo EXTRA en extraordinario lo pones TÚ, y no el evento en sí.

Un bebe no es extraordinario, hay millones de bebes en el mundo, pero es TU actitud hacia el nacimiento de ESE bebe en particular lo que lo hace especial. Lo mismo sucede con el cantante y la visita de tu amiga.

Sin tenemos esa maravillosa capacidad de crear lo extraordinario con nuestra simple actitud ¿entonces por qué no hacemos que todos los días de nuestra vida sean así? ¿Por qué no usamos nuestra capacidad creadora para ver lo milagroso, lo sorprendente y lo asombroso en cada evento que calificamos de “ordinario”?

Desde la sonrisa sincera de alguien que amas, hasta el sabor exquisito de un platillo que preparaste para la comida pueden ser extraordinarios si TÚ así lo decides.

Por eso te invito a que reflexiones sobre qué clase de vida deseas vivir ¿una vida ordinaria o una vida extraordinaria?

¡La decisión es TUYA!

No todo lo que brilla es oro…

Sabado, 17 Mayo 2014, 11:18 | Categoría : Relaciones, Superación Personal
Etiquetas : , , ,

No todo lo que brilla es oro

¿Te ha pasado alguna vez que tomas una decisión creyendo que realmente es la mejor, solo para darte cuenta que te dejaste llevar por algo trivial en lugar de algo significativo?

El casarte con un hombre sólo porque es guapo o rico, ignorando su forma agresiva o dominante de ser, o el aceptar un trabajo por el gran sueldo y prestaciones haciendo ojo ciego a la filosofía de la empresa en la que te estas metiendo, son dos ejemplos comunes de momentos en que un “brillante” exterior nos vuelve ciegas a la realidad de una persona o suceso.

La mayoría de las mujeres reaccionamos con frustración y un sentimiento de sentirnos “atrapadas” por la circunstancia.  Muchas otras se sienten víctimas de la vida por “empujarlas” a tomar la decisión incorrecta. Algunas simplemente deciden salir huyendo de la situación sin pensar dos veces en las posibles consecuencias.

Mi vivencia es que todas las decisiones que he tomado y de las cuales tarde o temprano siento que no son la mejor porque el brillo falso de las mismas me “hechizó”, han resultado ser una pieza importante en mi aprendizaje para convertirme en una mejor versión de mi misma.

Eso sí, NINGUNA vez esto ha sido evidente inmediatamente.  Han llegado a pasar meses, años y hasta décadas antes de ver cuál fue el verdadero papel de esa experiencia en mi crecimiento interior.

Esto no quiere decir que te sugiero que cuando te sientas en medio de una relación dañina o un trabajo agobiante, te quedes ahí esperando el mensaje que la vida te tiene.

Lo que si te invito es a no ser tan dura contigo misma cuando te das cuenta que podrías haber tomado otra decisión sobre cualquier circunstancia; y cuando esto suceda procures dar un pequeño paso hacia atrás y ver el para qué elegiste ese camino, como puedes hacer para disfrutarlo y no sufrirlo mientras cambias nuevamente tu dirección y enfocarte en seguir enriqueciendo tu vida con todo tipo de experiencias.

¡Porque finalmente TU eres la suma de TODAS tus experiencias!

Para hacer realidad tus sueños primero debes DESPERTAR

Viernes, 9 Mayo 2014, 8:05 | Categoría : Superación Personal
Etiquetas : , , ,

El titulo de este artículo es una de las frases que he leído últimamente que mas me han gustado, ya que transmite en pocas y sencillas palabras lo que representa vivir conscientemente como mujer de 40 y más.

Aparte de lo que despertar significa literalmente, “el despertar de consciencia” es un concepto que simboliza diferentes cosas para diferentes personas.  Pero a fin de cuentas en lo que todas estamos de acuerdo es que cuando despertamos vemos las cosas y situaciones de una manera diferente, que siempre es más clara de lo que era cuando estábamos “dormidas”.

Nuestro corazón es el centro en donde nace la gama completa de nuestros sentimientos y emociones.  Emociones que pueden ser tan bellas como el amor, la generosidad o la compasión; o no tanto como el miedo, la ira o la tristeza.

El vivir conscientemente es, entre otras cosas, el reconocer que cada emoción que sentimos y vivimos no es más que una faceta de nuestro SER y que no debemos temer el experimentar cada una de estas facetas cuando se presentan ya que nuestra esencia va mucho más allá de ese sentimiento en particular.

Es decir, si lo que estas sintiendo en este momento es generosidad ¡vivela! … igual que si lo que estas sintiendo es ira, ¡siéntela! Mientras que no lastimes a nadie, permítete sentir tu ira ya que tu tranquilidad está del otro lado de ese sentimiento.  Tú no ERES ira, sino que tu ira es simplemente un aspecto de ti que estas experimentando en este momento.

Saber y reconocer que nuestros sentimientos no tienen el poder de limitar nuestro potencial nos ayuda a sentirnos libres de expresar lo que somos y lo que deseamos ser con verdadera autenticidad.

En pocas palabras, al vivir despiertas, nos volvemos dueñas de esa parte que siempre hemos considerado “obscura” dentro de nuestro corazón, ya que esta parte también es un fragmento de lo que somos.  Y nosotras mismas tenemos la capacidad de TRANSFORMAR el aspecto de la energía que nos esta afectando en energía positiva que nos ayude a crecer.

Al despertar dejamos de juzgarnos a nosotras mismas y nos aceptamos como mujeres completas capaces de realizar todos nuestros sueños.

No lo hubieras hecho…

Martes, 25 Marzo 2014, 14:16 | Categoría : Relaciones, Superación Personal
Etiquetas : , ,

Frases que las mujeres decimos...

En nuestro vocabulario, las mujeres contamos con frases que usamos continuamente para comunicarnos con las personas que queremos, pero raramente nos detenemos a pensar en el efecto que éstas tienen en los demás.

“No hagas eso…”, es una frase limitante que como madres usamos mucho para proteger a nuestros hijos: “no te quites la bufanda”, “no te subas a la escalera”, “no andes en motocicleta”, “no llegues tarde…”  Cuando decimos lo anterior es porque deseamos mostrar a la otra persona que nos preocupa su bienestar y que no queremos que tengan problemas o sufran consecuencias graves debido a sus acciones.

Más o menos en la misma categoría cabe la frase “no lo vuelvas a hacer”: “no vuelvas a llegar a esa hora”, “no vuelvas a subirte a la azotea”, “no vuelvas a llamarle a esa persona”.  Son frases imponentes que a nadie le gusta escuchar, pero que sirven para entender que las secuelas de repetir una acción pueden dañarnos de alguna manera.

Pero hay una frase que, en mi opinión, no sirve para nada, no expresa nada, y no ayuda a nadie a nada: “No lo hubieras hecho…”

Piénsalo así, cuándo dices una frase como: “No le hubieras escrito”, “no hubieras ido”, “no hubieras contestado…” ¿qué le estás diciendo realmente a esa persona? ¿En qué la estás ayudando?

Lo hecho, hecho está.  Si alguien de tu entorno hace algo que tiene consecuencias, nada va a cambiar el que le reproches el haberlo hecho en primer lugar. Esa persona tomó una decisión y el decirle que “no la hubiera tomado” es una expresión de que no respetas su decisión.

Con esto no quiero decir que te quedes callada cuando sientes que alguien cercano a ti está creando una situación negativa para él o ella misma con base en sus acciones o decisiones.  Lo que te quiero invitar es a reflexionar en cómo puedes realmente entender la razón del por qué lo hizo para apoyarlo y ayudarle a crecer.

Qué tal si en lugar de lanzar un “no lo hubieras hecho”, le preguntas genuinamente y sin juicios  por qué decidió hacerlo.  Esta es una forma de realmente mostrar interés en las decisiones de la otra persona, de generar empatía, de iniciar una conversación que los lleve a conocerse mejor y en dónde estés realmente dando valor a su relación.

Porque recuerda que en el DAR está siempre el RECIBIR.