Soy Madura: capítulo 1, parte 4

Jueves, 7 Enero 2016, 18:00 | Categoría : El Libro 40YMAS
Etiquetas : , ,

Madura 4

Y entonces no nos damos permiso de nada…

Ni siquiera de expresar lo que hay en el interior, de dejar fluir las emociones. Creemos que debemos controlar hasta lo que sentimos, y no nos expresamos por miedo al “qué dirán.”

Una buena amiga te pide dinero prestado para irse de viaje. Tú tienes algo ahorrado y la verdad te sientes muy incómoda dándoselo porque es tu reserva para “emergencias”.

Pero la quieres mucho y sabes que ese viaje es importante para ella, así que se lo prestas. Tu amiga regresa de su viaje feliz y promete regresarte tu dinero en cuanto le paguen en su trabajo. Pasa el fin de mes, el fin del siguiente mes, y se van acumulando los meses pero ella no te regresa tu dinero. Un día le comentas que lo necesitas y ella te dice que en cuanto cobre su siguiente cheque te paga.

Así siguen pasando los meses, hasta que te enteras de que no eres la única persona a quien le debe dinero. Que como a ti, ya ha pedido a otros, a quienes les da mil excusas para pagar, y nunca regresa lo que debe.

La situación te afecta tanto emocional como económicamente pero optas no decir nada a nadie. “La ropa sucia se lava en casa”, así que mejor quedarte callada a que te juzguen de chismosa y “ardida”.

Así, terminas sin tu dinero, sin amiga, y con un montón de sentimientos atorados dentro que, de alguna manera, tendrán que salir, quizá con alguien que no tiene que ver en el asunto.

Tu ex amiga seguirá robando y tú, probablemente, terminarás mínimo con una úlcera por guardar silencio.

Y todo porque nos hemos creído que “calladitas nos vemos más bonitas”, que nuestra voz no cuenta y que no tenemos nada importante qué decir.

“¿Para qué, si nadie me hará caso de todas maneras?”

 

DEL LIBRO 40YMÁS: 20 CUALIDADES QUE DEFINEN TU VIDA DESPUÉS DE LOS 40.

Este espacio es para tus comentarios. ¡Participa!