Soy Madura: capítulo 1, parte 9

Jueves, 14 Enero 2016, 18:00 | Categoría : El Libro 40YMAS
Etiquetas : , ,

Madura 9

Así que el secreto es comenzar por nosotras mismas. ¡Qué concepto tan simple y tan difícil de cumplir!

Nos hemos pasado una vida dando, dando y dando a los demás sin tener realmente suficiente para ello. Es como si sacáramos y sacáramos dinero de la tarjeta de crédito y con ello nos estuviéramos sobregirando. El banco nos cobra intereses y nosotras, en lugar de abonar, hacemos crecer la deuda hasta que se vuelve impagable.

Nuestra cuenta en el banco es como nuestro corazón y el dinero es como el amor, el cariño, la compasión y todo eso que creemos tener dentro de nosotras en abundancia y que damos a los demás.

La realidad es que, como ya vimos, nos dedicamos a dar a otros y nada a nosotras. Creemos que los “depósitos” a la cuenta de nuestro corazón deben ser hechos por otras personas a cambio de lo que nosotros les hemos dado y ¡ahí está el problema!

Para tener un corazón dichoso y pleno hay que llenarlo desde adentro, no desde afuera.

Nuestra cuenta de banco no acepta depósitos externos sino internos.

Nunca serás dichosa si esperas que otros sean los que te hagan dichosa. No es responsabilidad de los demás que seas feliz, sino TUYA.

Como tampoco es TU responsabilidad que los demás sean felices. Tú puedes convertirte en el ejemplo que los ayude a transformarse en una mejor versión de sí mismos, pero recuerda que no es tu trabajo cómo eligen vivir su vida.

 

DEL LIBRO 40YMÁS: 20 CUALIDADES QUE DEFINEN TU VIDA DESPUÉS DE LOS 40.

Soy Madura: capítulo 1, parte 8

Miercoles, 13 Enero 2016, 18:04 | Categoría : El Libro 40YMAS
Etiquetas : , ,

Madura 8

Si alguien se te acercara y te pidiera que sacaras de tu cuenta un millón de dólares para dárselos, ¿qué pasaría?

Nada, ¿verdad?

Simplemente no puedes dar algo que no tienes.

Lo mismo sucede con todo eso que decimos que damos a los demás: cariño, compasión, paciencia, amor, tolerancia, comprensión…

¿Cómo puedes dar cariño si no te lo das a ti misma?

Cuando eras adolescente te veías en cualquier espejo que se cruzara en tu camino. ¡Tu reflejo en la lámina del coche era suficiente para admirarte! Pero hace muchos años que decidiste que ese artefacto que refleja tu imagen es mejor usarlo sólo para maquillarse, peinarse y, por consecuencia, quejarse de las nuevas arrugas y canas que “aparecieron” en los últimos días. Todo lo que expresas sobre tu físico es en sentido negativo: “¡Estoy gorda… estoy canosa… tengo bolsas bajo los ojos…!”

Ni una muestra de cariño para ti.

¿Cómo puedes mostrar tolerancia si no eres tolerante contigo misma?

La casa debe estar perfectamente limpia. El reporte que entregas cada mes en la oficina no debe tener ni el más mínimo detalle fuera de lugar. La comida que preparas debe ser digna de cualquier restaurante gourmet. Todo lo que haces debe ser perfecto y, si no es así, no es aceptable.

No das ni una muestra de tolerancia para ti.

Si comprendiéramos la importancia de empezar por darnos a nosotras mismas, dar a los demás sería muy fácil, y sucedería por sí solo. Y una vez que damos a los demás desde lo más profundo de nuestro ser, entonces recibir también se dará naturalmente.

En el DAR está el RECIBIR.

 

DEL LIBRO 40YMÁS: 20 CUALIDADES QUE DEFINEN TU VIDA DESPUÉS DE LOS 40.

Soy Madura: capítulo 1, parte 7

Martes, 12 Enero 2016, 18:18 | Categoría : El Libro 40YMAS
Etiquetas : , ,

Madura 7

También olvidamos que el mundo en el que vivimos no es siempre igual y nos aferramos a no cambiar nosotras mismas.

Hemos aprendido que todo en este universo fluye de manera natural: el viento a veces es fuerte y otras ni se siente, las estaciones traen con ellas diferentes temperaturas, la noche y el día son totalmente distintos. Todo esto lo aceptamos sin pensarlo, pero cuando se trata de nosotras, no nos permitimos tener arranques de risa o de tristeza, poniendo así resistencia a nuestro universo interior.

No nos permitimos sentir, fluir, tomarnos un par de horas para nosotras mismas.

No nos damos tiempo para ir a tomar el café con nuestras amigas, o para atender un curso que nos interesa, o para leer un libro, o para simplemente no hacer nada, porque nos asalta el sentimiento de culpa ya que nos hemos convencido de que NO LO MERECEMOS.

Pero cuando finalmente nos permitimos hacer una pequeña pausa en el camino y ver lo que sentimos, muchas nos topamos con que a pesar de ser “niñas buenas” no somos cien por ciento felices.

Llega un momento en que comenzamos a sentir resentimiento porque “damos todo y no recibimos nada a cambio”.

Descubrimos que no somos transparentes… ¡existimos!

¿Y por qué sentimos esto si nos hemos portado tan bien dándole nuestro todo a los demás?

Porque se nos ha olvidado que en realidad no estamos dándolo todo, ya que…

No puedes dar lo que no tienes.

 

DEL LIBRO 40YMÁS: 20 CUALIDADES QUE DEFINEN TU VIDA DESPUÉS DE LOS 40.

Soy Madura: capítulo 1, parte 6

Lunes, 11 Enero 2016, 18:05 | Categoría : El Libro 40YMAS
Etiquetas : , ,

Madura 6

De la misma manera, muchas veces insistimos inconscientemente en quedarnos “atoradas” en el pasado.

No nos permitimos dejar ir lo que nos molesta del ayer, y lo llevamos cargando por la vida, dándole una importancia de la que carece en el presente.

Fíjate en esta historia:

Dos monjes Zen cruzaban un río cuando se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía miedo. Así que un monje la subió sobre sus hombros y la llevó hasta la otra orilla.

El otro monje estaba furioso. No dijo nada, pero hervía por dentro. Eso estaba prohibido. Un monje budista no debía tocar a una mujer y este monje no sólo la había tocado, sino que la había llevado sobre los hombros.

Recorrieron varios kilómetros. Cuando llegaron al monasterio, mientras entraban, el monje que estaba enojado se volvió hacia el otro y le dijo:

–Tendré que decírselo al maestro. Tendré que informarle acerca de esto. Está prohibido.

–¿De qué hablas? ¿Qué está prohibido? –respondió el otro.

– ¿Te has olvidado? Llevaste a esa hermosa mujer sobre tus hombros –expresó el primero.

El monje increpado se rió y contestó:

–Sí, yo la llevé. Pero la dejé en el río, muchos kilómetros atrás. Sin embargo, tú todavía la estás cargando.

Como el monje del cuento, gastamos nuestra energía en quejarnos de lo que fue, en arrastrar nuestro pasado en lugar de ver las situaciones desde una nueva perspectiva. No nos damos la oportunidad de crear nuestra propia vida en el presente, momento a momento.

 

DEL LIBRO 40YMÁS: 20 CUALIDADES QUE DEFINEN TU VIDA DESPUÉS DE LOS 40.

Soy Madura: capítulo 1, parte 5

Viernes, 8 Enero 2016, 18:00 | Categoría : El Libro 40YMAS
Etiquetas : , ,

Madura 5

Tampoco nos damos permiso de recibir. Somos muy buenas para dar, pero al momento de recibir, como que “nos atoramos”.

Te invitan a una fiesta y la anfitriona se te acerca y dice: “¡Pero qué bonito vestido, se te ve muy bien!”, a lo que inmediatamente respondes: “No es mío, me lo prestó mi prima, yo no tengo ropa tan linda.”

No estamos acostumbradas a estar del otro lado de la balanza del dar-recibir y, simplemente, no sabemos cómo manejar una situación tan sencilla como dar las gracias con afecto y sin una explicación de por qué merecemos, o no, un regalo o un cumplido.

¿Por qué? Porque para gozar del proceso de recibir, debemos aprender a estar en contacto con nuestra vulnerabilidad y cómodas con esa parte de nosotras que acepta que SÍ TENEMOS NECESIDADES, y que está bien que no seamos las que siempre damos.

 

DEL LIBRO 40YMÁS: 20 CUALIDADES QUE DEFINEN TU VIDA DESPUÉS DE LOS 40.