Tu hijo ó hija pre-adolescente

Jueves, 24 Septiembre 2009, 17:48 | Categoría : Maternidad
Etiquetas : ,

Tu hija pre-adolescenteLo has amado y cuidado desde el día en que lo trajiste a casa del hospital en donde nació. Te emocionaste mucho la primera vez que se sentó, sonreíste cuando aprendió a gatear y luego a caminar, y le aplaudiste cuando dijo sus primeras palabras. Los años en la escuela primaria se fueron volando y, de repente, ¡tu pequeño príncipe ó tu princesita está a punto de entrar ó ya está en la secundaria!

Y así te das cuenta que sus amigos han cambiado, su ropa ha cambiado y su actitud hacia ti también ha cambiado. Entonces te preguntas ¿Qué fue lo que pasó? … No mucho en realidad, simplemente “tu bebé” está creciendo.

Cambios, cambios y ¡más cambios!

Cuando los niños llegan a sus años de pre-adolescencia ó pubertad, hay una gran cantidad de cosas que les comienzan a suceder al mismo tiempo. No solamente se encuentran con un cuerpo completamente diferente al que tenían unos meses atrás, sino que también es el momento en el que descubren que viven en una sociedad en donde hay diferentes grupos de personas que son clasificados de acuerdo a su personalidad, en lugar de ser simplemente ser diferenciados por su edad. ¿Y ellos cómo van a definir su personalidad? A través de su medio ambiente.

Su independencia se convierte de repente en un factor muy importante en su vida. El ó ella empiezan a utilizar términos que tú quizás nunca hayas oído ó que tenían un significado completamente diferente cuando eras más joven. Tanto ha cambiado, que las madres muchas veces nos encontramos “perdidas” entre tanta novedad, y la primera reacción suele ser que confundamos estos cambios con rebeldía; y esto naturalmente crea fricciones entre los hijos y la madre.

El castigo y el niño pre-adolescente

Para los niños y niñas de entre los 10 y 13 años, la experiencia de encontrarse a sí mismos es una que involucra mucho ensayo y error. Como madre, nunca es bueno castigar a tu hijo por probar cosas nuevas. Puedes no estar de acuerdo con la nueva moda de tu hija ó los nuevos amigos de tu hijo, pero definitivamente no es tu trabajo el tomar esas decisiones por ellos. Si tu hijo cae en “mala compañía”, por ejemplo, cigarro ó alcohol, lo mejor que puedes hacer es hablar con él (con la mayor calma posible) y hacerle saber claramente las consecuencias de esas acciones.

Decirle a un pre-adolescente “no” ó castigarlo sin una explicación sólo empeorará las cosas. Cuanto más intentes detenerlo de vivir una experiencia, más posibilidades hay que haga todo lo posible por vivirla. Si mantienes la línea de comunicación abierta, te será mucho más fácil sobrellevar esta fase de la vida de tus hijos. Una cosa que siempre debes tener en cuenta es que los pre-adolescentes generalmente hacen lo que quieren para conseguir una reacción y hacerse notar. Si no hay reacción, entonces no tiene sentido para ellos hacer algo “indebido”.

Escucha sin juzgar

Los pre-adolescentes generalmente tienen dificultades para hablar con sus padres. No es “cool” hacerlo. Seguramente sus amigos saben más de lo que está pasando en la vida de tu hijo de lo que tú te has enterado. Pero simplemente recuerda: ¿Tus padres estaban enterados de lo que tú hacías durante esa etapa de tu vida? Viendo atrás seguramente te ríes de esos momentos, ya que a esa edad siempre hay maneras de ocultar las pruebas de lo que “traíamos entre manos”.

Por eso, nunca tomes su actitud como algo personal, y entonces tendrás una mejor posibilidad de que tu hijo te dé más información sobre su vida. Nunca lo presiones a hablar contigo, ya que eso hará que se distancie más. Cuando te diga algo, escucha sin juzgar. Por lo general no estará buscando una respuesta ó un consejo, simplemente quiere contarte una historia.

En pocas palabras: la experiencia es la mejor maestra en la vida. Haz lo posible para no obstaculizar las experiencias de tu hijo pre-adolescente y permítele tomar sus propias decisiones (dentro de lo razonable, por supuesto). El ó ella va a pasar por esta etapa mucho más fácil y felizmente pensando que es independientes y responsable de sus propios errores.

Para ti, como madre, también será más fácil ajustarte a esta etapa sabiendo que estás haciendo lo mejor para tu hijo. Y aunque el ó ella no te lo demuestre, seguro lo apreciará mucho más.

No olvides que está creciendo y eso es algo que no puedes cambiar. Así que lo mejor es aprender a amar el momento y disfrutar la experiencia.

Lee más sobre el mismo tema en el artículo Mamá de Adolescentes.

9 comentarios en “Tu hijo ó hija pre-adolescente”

  1. 1NEGRA

    GRACIAS POR CADA PUBLICACION, SON MUY INTERESANTES Y SIEMPRE NOS SENTIMOS TOCADAS EN ALGUN SENTIDO…
    YO GRACIAS A DIOS TENGO MUUY BUENA RELACION CON MIS HIJOS PERO SIEMPRE ES IMPORTANTE ESTAR PRECABIDO…

  2. 2maria jimena

    Buenisimo el tema los felicito,tengo un adolecente y me sera de mucha utilidad los consejos dados aca,y estoy feliz de pertenecer a grupo de 40ymas cariños a todas.

  3. 3Elsa

    Hola, estoy encantada de pertenecer a este grupo. Tengo un hijo de 12 y otro de 7 y tengo que estar fuera de casa por trabajo bastantes horas. En esta página he encontrado varios consejos que me ayudan para que esta tarea de ser madre, trabajadora y con mas de 40 sea un poquito mas liviana. Muachas gracias.- Cariños a todas-

  4. 4Blanca

    Bienvenida a este espacio Elsa y que gusto leer que los consejos te han sido útiles.
    Un abrazo,
    Blanca

  5. 5gabriela

    padre esta publicacion gracias……… me va servir mucho ya que tengo un hijo de 10 años y una hija de 13 años por los cuales me estoy preocupando por el futuro de lo que pueda suceder con respecto a su educacion.ellos con migo tienen comunicacion no digo que en su totalidad ya que estoy conciente que hay cosas que se las guardan pero con su papa es muy poca o nada ya que jusga lo que hacen o le parece muy tonto o inmaduro. que puedo hacer con respecto a esto?.

  6. 6maria

    Hola buenas noches.Me gustaria intercambiar opiniones con mamas de hijos adolescentes,el mio tiene 16 años

  7. 7eliana cornejo

    Es muy cierto eso de los comentarios q no debemos hacer en el trabajo, pero hay ocaciones en q el ambiente en el trabajo es tan hostil q inevitablemente esos comentarios te llegan y o te “bajonean”,o te fortalecen.

  8. 8marilu

    muy buena estas publicaciones blanca ahora vez por lo que estoy pasando sabes que como madre.s queremos todo lo mejor para nuesto hijos lo aconsejamos, le hablamos mucho que es lo bueno y lo malo.yo he levantado a mis hijas solas,a pesar de que no trabajo le dedique tiempo a mis hijas.su papa me ayuda en todo gracias a dios.ahora mi hija con tan solo 17 años embarazada de verdad no c en que falle. pero aqui estoy brindandole todo mi apoyo. y gracias a todas las amigas de 40ymas que han escrito,brindandome todo el apoyo mil gracias.

  9. 9Marsh

    hola a todas…recien me inscribo en esta pagina q llamo mucho mi atencion, tengo una hija propia de 11 años y mi marido tiene 3, un hombre de 16, y dos niñas más de 13 y 11…ya se imaginaran!!! con la chica de 13 es con quien mas problema podemos decir q tenemos…ya que pelea mucho con su hermana y por la nada la golpea, hemos intentado todo, castigos(no salir ni usar internet) pero nada parece hacerla controlarse, es muy callada, se enoja o se entristece y casi nunca dice q siente, yo los quiero mucho a los tres, me dicen mamá y siempre hablamos de todo, estudios,amigos, sexo..etc…a nosotros no nos falta el respeto pero es angustiante…mi hija por otro lado en terminos generales va creciendo bien, su relacion con ellos es buena aunque la desespera q mis otras hijas peleen tanto entre si…gracias por sus comentarios,

Este espacio es para tus comentarios. ¡Participa!